SILOGISMO. Reforma Electoral: de las cicaterías partidistas, a una renovación auténtica de las instituciones públicas.

0

 

Erick Yair Salgado Fernández.

En los últimos días, el debate político se concentra en la reforma electoral que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha propuesto. En este sentido debemos tener presente que, en nuestro país es necesario consolidar una real democracia: transparente, incluyente, confiable y que, de certeza a la ciudadanía en nuestro derecho a elegir, por lo que resulta necesario actualizar y transformar el régimen político de México, para que nuestras leyes en materia electoral e instituciones públicas sustenten la consolidación de una verdadera democracia.

Los cambios que se proponen en la reforma electoral y política para nuestro país, son para que, con plena autonomía de los poderes públicos del Estado, exista corresponsabilidad y cooperación entre el poder legislativo y ejecutivo en construir los acuerdos necesarios para los temas trascendentales que al país requiere para un mejor crecimiento.

La polémica en torno a la reforma electoral que ha posicionado el pensamiento conservador de Acción Nacional, ha sido totalmente erróneo, ya que si nos detenemos a estudiar a profundidad el proyecto de reforma político electoral propuesta por Andrés Manuel López Obrador, Presidente de República, lo propuesto es: fomentar un mayor equilibrio entre los poderes públicos del Estado,

la consolidación de una democracia participativa con la ciudadanía, la transformación de instituciones electorales para brindar mayor certeza a los procesos electorales de las entidades y federal.

La reforma electoral propuesta tiene dos grandes ejes principales que son: la modificación al régimen político, y la modificación a las instituciones y reglas electorales, por lo que resulta indispensable comunicar en que consistes estos cambios para una comprensión objetiva de la reforma electoral. Al contrario de lo que la oposición manifiesta, controvirtiendo la existencia del INE, es preciso señalar que, lo pretendido por la reforma en materia electoral es modernizar el sistema electoral del país, para aumentar la certeza con las que se organizan las elecciones federales y locales, que garanticen los principios democráticos esenciales de legalidad, independencia, imparcialidad, publicidad y objetividad, que motive la participación de la ciudadanía en la vida pública de México.

Tenemos que recordar que México por muchos años, ha tenido una parálisis en la renovación de las instituciones públicas que integran al estado, por lo que resulta indispensable una modificación al régimen político que facilite las herramientas para actualizar todas instituciones públicas que existen en nuestro país, y contar con los elementos necesarios para solucionar los problemas que aun padecemos como país.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here